tu visión

Tu visión. Un faro en la niebla

Aviso a navegantes. Hoy me siento aventurera. El mar es hermoso y sopla una brisa prometedora. Me están entrando unas ganas locas de levar anclas e izar las velas.

¿Sabías que en el siglo III a.c. un tal Ptolomeo I, rey de Egipto, ordenó construir lo que sería una de las maravillas del mundo antiguo? Una torre de más de 100 metros de altura que sirvió como referencia y orientación a los marinos que se acercaban a Alejandría. Ese fue el primer faro de la historia.

Ahora dime. Si tu vida fuese una travesía en barco, ¿cuál sería tu particular faro de Alejandría?

Por lo general, al ser humano le aterra tomar decisiones. Sobre todo si se trata de decisiones importantes. Seguro que lo has vivido. En el trabajo, en cuestiones de pareja… Temes equivocarte y que no haya vuelta atrás.

Y es curioso porque si lo piensas el error no existe. Existen acciones y sus consecuencias. Afortunadamente -nunca fui buena estudiante- la vida no es un examen. No hay respuestas correctas o equivocadas. En realidad el universo no funciona en esos términos.

Pero a pesar de ello, muchas veces sentimos que caminamos a ciegas. Las únicas referencias con las que creemos contar para tomar decisiones son las experiencias pasadas. Pues déjame decirte que el pasado es otro de esos conceptos que al universo se la traen al pairo. De hecho solo le importa a nuestra especie.

Los recuerdos no son una fuente de información tan fiable como piensas. Porque en tu mente el pasado está distorsionado y reinterpretado según tus creencias. La memoria no es imparcial.

Si solo tienes en cuenta el pasado para tomar decisiones estás condenado a repetir las mismas experiencias una y otra vez.

Puede que hayas escuchado o incluso pronunciado frases como estas: “No tengo suerte”, “Siempre me topo con personas envidiosas”, “Nunca me pasa nada emocionante” o“¿Por qué todo me tiene que suceder a mí?”

Al parecer somos el único animal que tropieza dos -o más- veces en la misma piedra. Y esto se debe a que estamos atrapados en un bucle en el que evitamos vivir aquellas experiencias que nos hicieron daño y al mismo tiempo las provocamos.

La mayoría de las personas son barcos sin capitán navegando en círculos a través de la niebla. Quieren llegar a la costa -amor, éxito, felicidad-. Gritan, patalean y se frustran porque no lo consiguen. Como si no pudiesen hacer otra cosa, dejan su existencia a la deriva en manos de la suerte, un simple juego de azar.

Y ya sabes lo que dicen: la banca siempre gana.

Tal vez todo esto te suene pesimista pero qué va, todo lo contrario. Te hablo de ello para que no olvides que tú no tienes por qué ser así. Puedes cambiar tu situación si lo deseas. Lo único que necesitas es sujetar con fuerza el timón y gobernar tu nave hasta la costa.

Pensarás que conducir un barco en la niebla no es sencillo. Sin embargo hay un faro que te puede servir de guía. Se trata de tu visión. Para ver su luz y tomar el rumbo correcto solo hay que utilizar algo que todos tenemos. La imaginación.

Tienes un sueño y estás dispuesto a navegar hacia él. Haz un pequeño ejercicio. Cierra los ojos e imagina por un momento un alter ego que ya ha alcanzado ese horizonte. Tómate tu tiempo. Examina cómo se siente, qué apariencia tiene, con quién está…

Hazlo con todo lujo de detalles. Trata de representarlo como si se tratase de una película. Es muy importante que lo visualices. Recréate en ello. Piensa en grande, no tienes que ser realista. Pídelo todo ¿Por qué no? Después escríbelo o incluso crea un moodboard para no perder esa imagen.

Vuelve si puedes cada día a esa visión. Tenla siempre presente. Añade más elementos en cada visualización. Crea su propio universo si es necesario.

Cuando tengas dudas ve a ese universo y pregunta a tu alter ego qué haría en tu misma situación. Él te ayudará a llegar a buen puerto. Puede que aún te quede mucho por recorrer pero no te desanimes. El camino no tiene que ser doloroso y difícil. Lo más importante en un viaje no es llegar al destino sino disfrutar del trayecto. Se trata de una aventura y tú decides cómo quieres vivirla.

Como he dicho antes, para dejar de navegar en círculos hay que tomar con fuerza el timón del barco. Eso significa ser consciente del momento presente y vivir realmente en él. Lo sé. Es algo que cuesta, porque tenemos tendencia a sufrir por lo pasado y temer al futuro. Pero así como el pasado es irrelevante el futuro tampoco significa nada. Mejor no pongas toda tu energía en él.

Toma hoy las decisiones que tomarías si ya fueses esa persona. Si te ves viviendo en Japón empieza hoy mismo a estudiar japonés. Si te ves en una casa diferente empieza a mirar portales inmobiliarios. Si te encuentras ante una decisión difícil imagina cómo actuaría tu alter ego. Se quien quieres ser, no quien has sido siempre.

Mi yo imaginario y evolucionado me dice que nunca deje de escribir, que si sigo haciéndolo disfrutaré de la caricia del sol cada mañana, del cante jondo resonando en mi cabeza y de una legión de personas de las que aprender y a las que enseñar.

Ese es el faro que orienta mi camino. No sé si al llegar a la costa la tierra que pise será como espero. Probablemente no. Y eso es lo que hace que el viaje sea aún más alucinante.

Mira, allí a lo lejos veo mi luz. Es pequeña todavía pero gracias a ella sé hacia dónde debo dirigirme.

Dime. ¿Cuál es tu luz? La ves o aún navegas perdido en la niebla?

¿Quieres potenciar tu escritura y crear un blog único?

Recibe mis píldoras semanales directamente en tu bandeja de entrada.

6 comments on “Tu visión. Un faro en la niebla

  1. Muy chuli Nuria!

    Gracias por el artículo,

    Un saludo.

  2. Creo que es el mejor artículo que has escrito hasta ahora, o al menos con el que personalmente más me identifico.

  3. Nuria, yo también veo mi luz. No puede estar mejor explicado, y la metáfora del faro y el timón no pudo ser mejor.
    Como siempre, me encantó leerte!

    • Me alegro de que estés enfocada, Lorena. Ahora solo tienes que seguir esa luz. ¡Gracias por tu comentario!

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR