productividad personal

Productividad personal para vagos

Últimamente se habla mucho sobre productividad personal. Pero ¿Qué es exactamente y para qué sirve?

La palabra productividad siempre me ha sonado a era industrial y gente encorbatada buscando ganar dinero a toda costa. Por eso la primera vez que lo oí en este contexto me chocó. ¿Quién querría aplicar a su vida personal herramientas para producir más y más? ¿Estamos locos?

Pero pensé que si estaba en boca de tanta gente tal vez mi rechazo se fundamentaba en creencias erróneas. Me puse a investigar un poco y, efectivamente, descubrí que así era.

Incluso me sorprendió saber que desde que compagino mi trabajo en la editorial con este proyecto ya estoy utilizando algunas técnicas y herramientas sin ser consciente de ello. Un poco más abajo te hablaré de de ellas.

La productividad personal no consiste en hacer más cosas porque sí sino en generar hábitos que te permitan aprovechar el tiempo de una forma más efectiva. Puedes utilizarlo para lograr objetivos concretos que mejoren tu calidad de vida.

Porque no se trata de ir de los nervios todo el día de aquí para allá, pretender ser Superwoman/man, ni de sacrificar tu ocio o tu descanso. Déjame decirte que eso no es productividad sino insensatez.

Aplicar a tu vida técnicas de productividad personal te permite, por ejemplo, organizarte mejor para tener más tiempo libre, para no tener que hacer horas extra en el trabajo, alcanzar un objetivo, finalizar lo que empiezas, escribir más… ¿A que eso suena mucho mejor?

Pero, ojo. Yo no hablo de instalar una aplicación en el móvil y pensar que con eso ya está. Hablo de cambiar tus hábitos y tu actitud. Las aplicaciones ayudan pero solo si hay una voluntad de cambio sincera.

En esto me considero una novata, que conste, pero me gustaría compartir contigo algunas de las técnicas que utilizo:

Trabajar en la nube, que no en las nubes 😉

¿Sabes lo cómodo que resulta no tener que cargar con memorias usb ni tener archivos duplicados en distintos dispositivos? Ya escriba en el portátil, el mac del trabajo o en el móvil en un parque, siempre tengo mis documentos a mano.

Eso me ayuda muchísimo a aprovechar tiempos muertos. Te asombraría lo que cunde un trayecto en metro o esperar a un amigo impuntual. Además, al trabajar siempre sobre un único documento evitas tener varias copias que pueden dan lugar a confusiones.

Antes de Google Drive solía tener mil archivos del tipo “DocumentoULTIMO.doc”, “DocumentoULTIMO_DEF.doc, “DocumentoULTIMO_DEF_DEF.doc”… Así hasta el infinito. En serio. No lo echo de menos.

Tomar notas

Tengo comprobado que la mayor parte de las buenas ideas no surgen precisamente cuando estás sentado ante el ordenador. Por eso es tan importante llevar siempre un cuaderno de notas. La versión 2.0 del cuaderno es Evernote.

Evernote, o cualquier aplicación de este tipo como Google Keep, Wunderlist etc.

Yo utilizo Evernote para: Anotar ideas e incluso redactar borradores para algunos posts. También para hacer listas de tareas y guardar enlaces interesantes. Además cuenta con recordatorios, alarmas… Para mí es un must, combindo con Google Calendar.

Otra función de Evernote que a veces utilizo es la de transcripción de voz. Cuando paseo con mis perros se me ocurren muchas ideas y es más cómodo grabarlas que teclearlas. La transcripción resulta algo ortopédica porque no añade signos de puntuación pero para un apuro funciona bien.

Excell. Ese viejo conocido

No tengo ni idea de Excell. Pero me encanta utilizar sus tablas para planificar trimestralmente los artículos del blog e incluso para hacer un horario diario de mis actividades. Por ejemplo. Esta sería una tabla de mis horas en una semana normal.

semana

Parece una tontería pero ver tu día reflejado en un gráfico te ayuda a situarte y ser consciente del uso que haces de tu tiempo. Como se suele decir “Si no lo veo no lo creo”. Te animo a hacer un registro visual de tus actividades diarias. Apuesto a que te motiva para sacarle chispas a tu día.

El método Pomodoro

Esto lo he descubierto hace poco pero me está dando muy buenos resultados. ¿Lo conoces? Es una técnica en la que divides tus horas de trabajo en bloques de 25 minutos tras los cuales dispones de de 5 a 15 minutos de descanso.

El objetivo es que durante esos 25 minutos no desvíes tu atención de la tarea que te ocupa y dejes para los descansos otras actividades como mirar el móvil, las redes sociales, charlar etc.

Yo utilizo la aplicación Pomodoro timer, pero hay muchas disponibles y es algo tan simple que lo puedes hacer con un sencillo cronómetro de cocina. Aparentemente veinticinco minutos pasan rápido, pero no debes subestimarlos.

Según mi experiencia, la clave de la productividad personal es no dejar morir los tiempos cortos. No hace falta disponer de ocho horas seguidas para hacer algo. Se pueden hacer grandes cosas de veinticinco en veinticinco minutos si realmente te enfocas en ello.

Ejercicio y alimentación saludable

Lo sé. Soy pesada con este tema. Pero es que funciona. Cuando haces ejercicio te sientes bien y tienes más energía. Si además llevas una dieta saludable tu mente te lo devuelve en forma de felicidad y montones de ideas. Sé por experiencia que cuando activas tu cuerpo también activas tu mente.

Si pienso en todo lo que me ha sucedido durante el último año, me atrevo a decir que lo mejor ha sido recuperar la vitalidad. Y lo he logrado gracias a un hábito de ejercicio y alimentación. Lo demás ha venido después. No exagero.

***

Como apunte final, que no el menos importante, añadiría la motivación. Esto es lo que cierra el círculo. Lo que te hace querer mejorar y te mantiene constante. Si falla todo lo demás fracasará. Por eso has de tener muy claro qué te motiva y qué quieres conseguir.

Cuando tienes una meta clara y estás dispuesto a trabajar por ello la mejora de tu productividad personal es una consecuencia natural.

Como decía antes, soy una novata en estas cuestiones. Así que te dejo un enlace al podcast de Victor Martín en el que entrevista a Berto Pena, de thinkwashabi.com que sí sabe de estas cosas. Seguro que te inspira.

Cuéntame. ¿Cómo llevas tú esto de la productividad personal? ¿Cuál es tu mayor reto?

¿Te ha gustado el artículo? Compártelo en las redes sociales o suscríbete a la newsletter.

Recibirás mis artículos semanales y contenido exclusivo solo para suscriptores

2 comments on “Productividad personal para vagos

  1. Susana Rec

    Hola Nuria, me parece una información útil e interesante. De todas esas herramientas, la única que no utilizo es excel, aun no le veo utilidad para mis necesidades. A tu listado añadiría no solo la alimentación saludable y el ejercicio, sino también cierto ajuste de horarios que nos permitan estar en armonia con nuestros ritmos circadianos.

    Otra herramienta que utilizo yo es el ayuno intermitente, que me da más control de mi tiempo.
    Un saludo cordial y mucho éxito con tu blog.

    • Gracias Susana. Totalmente de acuerdo contigo. ¿Sabes? Yo también practico ayuno intermitente desde hace unos seis meses. Para mí ha sido todo un descubrimiento.
      ¡Mucho éxito a ti también!

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR