blog personal

¿Para qué quieres un blog personal?

Un blog supone un esfuerzo constante -mental sobre todo-. El que te diga lo contrario te miente. ¿Quién en su sano juicio querría realizar ese sacrificio en su tiempo libre si no es para obtener un beneficio económico?

Pues mira, aquí tienes a una loca que sí quiere.

En mi web no hay un apartado de productos o servicios, como puedes comprobar. No sé si algún día lo habrá, que conste que no lo descarto. Soy de las que piensan que todo llega cuando tiene que llegar. La cuestión es que a día de hoy este blog no supone para mí ninguna fuente de ingresos.

Entonces ¿Por qué lo hago? O lo que es lo mismo: ¿Para qué tener un blog personal?

El motivo más importante es porque creo firmemente que un blog es una herramienta para cambiar el mundo. Sé que puede sonarte exagerado pero no lo es en absoluto.

Quizás te pareces un poco a mí, sientes a veces ganas de ir a contracorriente, tu vida ideal se aleja de lo convencional y además deseas aportar algo positivo al mundo. En ese caso un blog es la herramienta perfecta para difundir tu mensaje. A medio-largo plazo servirás como inspiración a otros y la bola de nieve comenzará a rodar con cada vez más personas dentro.

Un ejemplo de ello es el blog Vivir al máximo de Ángel Alegre. Visítalo. En serio, merece la pena. Lee sus artículos, mira cuántos seguidores tiene. Comenzó como un proyecto personal y ahora es un estilo de vida para muchas personas y también su principal fuente de ingresos. Inspirador, ¿verdad?

No lo dudes. Si tienes algo relevante que decir, dilo en tu blog.

Ya sé. Piensas que soy una idealista. Pues me temo que así es. En ese aspecto no tengo remedio. Sin embargo, al pensar en motivos más prácticos para abrir un blog personal también se me ocurren algunos:

Si eres de los que tiene en mente montar un negocio en Internet, pero aún no das con “la idea”, empieza por un blog personal. Te servirá para explorar tus cualidades, habilidades, tus gustos y los de tu público para poco a poco ir tomando decisiones que te conduzcan hacia tu futuro negocio.

Y de paso cuando llegue el momento de lanzar tu empresa ya sabrás lo que supone sacar tiempo de debajo de las piedras, te sentirás cómodo en las redes sociales, estarás acostumbrado a crear contenidos de forma periódica y, mira por dónde, tendrás contactos y cierta repercusión en Internet. Te resultará más fácil llegar a más personas que si empiezas de cero.

Luego está la cuestión de escribir. Cualquier escritor con ciertas tablas te dirá que la práctica es la mejor escuela. Escribir de forma habitual en un blog personal es el ejercicio perfecto si te lo tomas con constancia y dedicación. Al ser un proyecto a tu medida puedes gozar de la libertad de expresarte de forma que prefieras.

Te servirá para coger soltura y vencer el miedo a la página en blanco. Además un blog te obliga a lanzar al mundo tus palabras, obteniendo así feedback de calidad y la posibilidad de construir una comunidad en sintonía con tu estilo de vida.

La mejor manera de sentirte cómodo escribiendo es escribir mucho pero, por favor, no lo guardes en un cajón. Compartir conocimiento de forma desinteresada es un gesto necesario además de noble.

Si con esto que te estoy contando aún no te decides a iniciar tu blog, piensa en lo deprisa que está cambiando la sociedad desde que nació internet. Prueba a buscar tu nombre y apellidos en google. Estás ahí, todos lo estamos. Pero ¿Qué aparece en los primeros resultados de la búsqueda? ¿Algo de lo que enorgullecerte, de lo que avergonzarte o simplemente información anodina?

En nuestras manos está crear nuestra huella en la red. Si lo primero que aparece sobre ti son las fotos que otra persona ha colgado en facebook durante una fiesta deberías plantearte darle la vuelta a la tortilla.

Tu blog, tus comentarios en las redes sociales y tu interacción con otras personas refuerzan tu marca personal. De igual forma que no dejas que tu indumentaria la escoja tu vecino del quinto -por muy majo que sea- no dejes que tu imagen en internet la definan fragmentos accidentales de tu vida subidos por otros.

Un blog personal vivo, activo y participativo es tu mejor huella, tu mejor inversión y, mira por dónde, no supone un gran coste económico.

Hay personas que se niegan a aparecer en google. Borran su rastro y desconfían de la red. Tal vez tengan razón. Pero yo creo que, del mismo modo que dejamos huellas dactilares en todo aquello que tocamos, dejamos huellas en internet lo queramos o no. Si esto es cierto ¿No sería mejor ser responsables y creadores de la huella que dejamos en el mundo digital en lugar de ceder ese derecho a las circunstancias?

En definitiva, ya sea por idealismo, por el afán de desarrollar tus habilidades comunicativas o por fundamentar una marca personal sólida, no veo otro inconveniente para crear un blog personal que el del trabajo que conlleva. Pero ¿A quién le asusta un poco de esfuerzo cuando la recompensa es tan prometedora?

Dime. ¿Qué opinas sobre esto? ¿Has tenido alguna vez un blog personal? ¿Cuál ha sido tu experiencia? ¿Repetirías? Cuéntamelo en los comentarios.

¿Te ha gustado este artículo? Puedes compartirlo en las redes sociales y también puedes suscribirte a la newsletter. Me encantará tenerte a bordo 😉

Recibirás mis artículos semanales y contenido exclusivo solo para suscriptores

2 comments on “¿Para qué quieres un blog personal?

  1. Me gusta que hayas destacado lo del esfuerzo que supone llevar un blog decente en el primer párrafo, ya que es otra de las cosas que la gente no acostumbra a valorar y a la que no han ayudado muchos cutrebloggers con ínfulas que no dedican un segundo ni a redactar correctamente.

    A veces he pensado tenerlo, sí. Un blog bien llevado me parece más efectivo que cualquier otra red social, ya que permite explayarse e interactuar más con el lector.

    • Sí, y además en un blog tú controlas todo. Desde el diseño y cómo se muestran los contenidos hasta la forma de interactuar. No dependes de normas, algoritmos, modas etc que te imponen determinadas redes sociales.
      Tienes más libertad de acción porque, al final, tu blog es tu casa.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR