no tengas un hobby

No tengas un hobby, mejor un proyecto

Hace poco alguien me preguntó: “¿Qué es eso que compartes a veces en tu facebook?”. “Es que escribo en un blog”, dije. “¿Y cómo así?”. Esa es una de las preguntas más vagas que te pueden hacer. Normalmente me encojo de hombros pero esta vez respondí: “Me gusta escribir y conectar con la gente”.

“Ah, entonces lo haces como hobby”, dijo. E inmediatamente comenzó a hablar sobre algo de la tele.

Ni siquiera me dio la oportunidad de explicarle de qué trata el blog. Y, ya ves. Me he quedado con la espinita clavada, así que hoy voy a hablar sobre ello, por si tú también tienes alguna duda acerca de si esto es un simple pasatiempo para mí.

Actualmente no tengo hobbies. Ninguno. Enseguida te explicaré por qué. No siempre fue así, ¿sabes? Solía ser una de esas personas aficionadas a mil actividades que no desarrollan a fondo ninguna. Ganchillo, pintura, costura, fotografía, coleccionar muñecas, caligrafía…

Pero era otra época. Entonces aún iba dando vueltas como pollo sin cabeza por los vericuetos de Matrix. Hoy lo veo de una forma totalmente distinta.

En serio. Te recomiendo rotundamente que no tengas hobbies. El concepto en sí mismo es una trampa. Desconozco quién lo inventó pero dudo que quisiese ayudar.

La RAE dice lo siguiente:

hobby. Actividad que, como afición o pasatiempo favorito, se practica habitualmente en los ratos de ocio.

Esta definición parece inofensiva pero si rascas la superficie ves enseguida lo que esconde. La definición adaptada a la época en la que vivimos debería ser:

hobby. Actividad que te encanta practicar y para la que apenas tienes tiempo porque tu horario de trabajo y tus obligaciones -osea, lo “realmente importante” de la vida- no te lo permiten.

Llamar hobby a aquello que te apasiona significa resignarse a que esa actividad siempre quede en segundo plano y que no tenga otra utilidad que la de ser un pasatiempo de domingo por la tarde. Significa conformarte con las migajas, un puñado de tiempo durante el cual haces lo que te gusta sin constancia y sin propósito.

Te diré algo. Las personas de éxito -define éxito como te plazca- no tienen hobbies. Llevan a cabo proyectos.

Vaya, esa palabra ya me gusta más.

Una de las acepciones de la RAE:

proyecto. Primer esquema o plan de cualquier trabajo que se hace a veces como prueba antes de darle la forma definitiva.

¿Verdad que las connotaciones son diferentes? ¿No crees que llevar a cabo un proyecto implica un mayor compromiso y aprendizaje?
Y sobre todo: la consecución de un objetivo, es decir, un logro.

Un proyecto implica tener un plan para llevarlo a cabo. Además se busca un fin con ello, un propósito y una conclusión. Me tranquiliza que mis actos, siempre que puedo, persigan la coherencia y la consecución de objetivos.
Los proyectos nacen de una idea que deseas materializar. Por lo tanto cuando te embarcas en ellos lo haces desde la creatividad y la responsabilidad y no desde un simple deseo de desconectar o matar el rato.

Si enfocas tus pasiones como hobbies te limitas a ser un aficionado. El eterno aprendiz encerrado en un cuarto en el que crea conceptos u objetos que acumulan polvo en oscuras estanterías.

Cuando una actividad me interesa me pregunto: ¿Por qué deseo hacerlo? ¿Hasta dónde me gustaría llegar? Entonces pienso un plan de acción. Pongamos como ejemplo que te encanta la cocina. ¿Por qué no te planteas crear tus propias recetas en lugar de limitarte a cocinar las de otros? Y quién sabe. Tal vez hasta puedas publicar tu propio recetario o lanzar tu canal de Youtube. Hoy es más fácil que nunca. Y ten por seguro que desarrollarás mucho más la creatividad, la innovación y aprenderás más y más rápido.

El concepto de hobby está cada día más desfasado. Hacer algo porque te divierte y te hace sentir bien es perfecto. Así se empieza. Pero si te quedas en esa fase desaprovechas la oportunidad de compartir tu talento y de crecer.

¿Te gusta el deporte, el arte, la lectura? Genial. Pero no te conformes con practicarlo como pasatiempo. Vívelo. Crea un grupo o comunidad. Plantéate retos. Prepara una maratón, organiza una exposición, monta un club de lectura. Exprime el tiempo para practicar aquello que te apasiona. Márcate un objetivo y haz todo lo posible por cumplirlo.

Los pequeños logros de la vida son la gasolina que pone todo lo demás en marcha. Decir “Lancé mi blog” o “Corrí tal maratón” o “Publiqué mi ebook de recetas” te dará energía en la que apoyarte cuando dudes de ti mismo. Sabrás que puedes enfrentarte a retos. Así de simple. Y si quieres incluso puedes llevar esta teoría a tu vida personal. ¿Qué proyecto hay más importante que educar a tus hijos, mejorar tus relaciones familiares y de amistad o alcanzar la paz interior?

Cuando sientas que has convertido un proyecto en realidad corre a buscar otro. La vida es corta y no me gustaría que dejases pasar los días sin mostrar al mundo de lo que eres capaz.

Deja que te cuente una anécdota. El año pasado fui a una academia para aprender inglés. Había mucha gente joven -me refiero a veinteañeros-. Y era curioso. Varios, cuando les preguntaban cuáles eran sus aficiones respondían: “Ir de compras”. No decían “La moda” o “ El estilismo”. Decían “Ir de compras”.

Lo peor de todo no es que esas personas no tuviesen proyectos con veinte años -eso ya es grave- sino que ni siquiera tuviesen hobbies. Porque, sinceramente, comprar objetos es una afición muy pobre.

El ser humano es creativo por definición y me da mucho coraje ver cómo permitimos -me incluyo porque lo he vivido- que nuestra luz interior se apague y cómo nos dejamos arrastrar por la corriente.

Despertemos de un vez. Encontremos un proyecto de vida o los que haga falta. Utilicemos la creatividad, sigamos aprendiendo y levantémonos cuando tropecemos.

¡Echémosle pasión, narices!

Vaya, tenía que soltarlo. Es que me duele ver cómo perdemos el tiempo frente a la tele o haciendo cosas que no nos llenan mientras podríamos estar viviendo con intensidad cada instante y disfrutando de lo que de verdad nos hace felices -aquí que cada cual defina felicidad a su antojo-.

Dime. ¿Cuáles son tus aficiones, esas que te gustaría vivir de forma más intensa? ¿Estás embarcado en algún proyecto ahora mismo? Cuéntamelo en los comentarios.

Si te gusta lo que cuento y aún no estás suscrito puedes hacerlo aquí:

7 comments on “No tengas un hobby, mejor un proyecto

  1. Hola Nuria, gracias por este post. Me ha encantado. El planteamiento es a la vez sencillo y revelador.

    A mi siempre me ha gustado mucho escribir; textos cortitos, poesía libre. Acabo de terminar un poemario (estoy en el proceso de ordenar los poemas, estructurar y maquetar el libro). Normalmente comparto mis poemas con mis amigos y conocidos, y me resulta muy reconfortante ver cómo logro conmover y emocionar a las personas con mis versos (algo que por cierto poquísmas veces he conseguido con mi trabajo de oficina, ese tan “importante” que le roba 8 horas diarias a mis “hobbies”).

    Un abrazo y feliz viernes.

    • Qué bien, Susana. Enhorabuena por haber conseguido terminar el poemario. Ese es uno de los logros a los que me refiero en el post. Ya tienes el buen feedback de tu entorno así que te animo a que lo difundas (me encantaría leerlo) y a que comiences a buscar tu siguiente proyecto.
      ¡Un abrazo!

  2. B-R-A-V-O
    Un post estupendo Nuria. Totalmente de acuerdo en todo.

  3. Hola Nuria,

    Es el post que más me ha gustado … creo.

    Ya que no tengo nada que discutirte -que aburrimiento parece un post mío- te diré que, ¡ya ves!, la inspiración llega de los lugares más insospechados…

    Esta frase me gusta especialmente:
    “Me tranquiliza que mis actos, siempre que puedo, persigan la coherencia y la consecución de objetivos.”

    Me ha llamado la atención, que has usado la palabra coraje con esa definición que usan los del sur… Pensaba que para el resto, coraje, solo significaba valentía.
    Nunca he entendido bien que quiere decir la gente cuando dice: – Me da mucho coraje… ¿qué es eso?

    En fin,

    Un saludo,

    • Gracias Kiko. Sabiendo lo crítico que eres me alegra mucho que te haya gustado. Sí, jajaja. Lo de “coraje” es muy del sur. Será que suelo ir por allí cuando tengo oportunidad. Significa más o menos que algo te da rabia.
      ¡Un abrazo!

  4. Impecable!
    Totalmente de acuerdo contigo.

    Mi proyecto ya lo sabes, es el blog. Pero también es seguir formándome para hacer de mi hobby mi forma de vida.

    Un abrazo

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR