entrenamiento escritura

Mi plan de entrenamiento para escribir más y mejor

He comenzado a hacer ejercicio. Después de más de un año sin entrenarme está siendo duro, para qué voy a mentirte. Te parecerá extraño pero todo esto tiene mucho que ver con una época en la que dejé de escribir y quise retomarlo también después de muchos meses sin practicar.

Sé lo que estás pensando, y no. No es un propósito más para el nuevo curso de esos que acabas abandonando en pocos meses. Esta vez va en serio. Mi cuerpo tiene urgencia por ponerse en movimiento y no puedo hacer otra cosa que escucharle.

El comienzo resulta frustrante, porque me doy cuenta de mi baja forma física y del esfuerzo que va a suponer recuperar la agilidad y fuerza perdidas. Pero al mismo tiempo me gusta sentirme de nuevo activa.

Igual que el ejercicio, la escritura requiere de constancia y entrenamiento. Cuando regresas tras largo tiempo de abandono escribir un párrafo se convierte en una tarea hercúlea.

Primero, porque tu mente se ha vuelto vaga y desea que se lo pongas fácil. Entras en un estado de pereza en el cual hacer algo que suponga un mínimo esfuerzo logra que salten las alarmas y entres en modo queja: “una hora para escribir solo esto…”.

Y segundo, porque después de seis meses sin escribir una línea pretendes hacerlo a un nivel profesional, sin preparación progresiva y adecuada a tu estado mental.

Por eso yo recomiendo, tanto para retomar la escritura como para empezar a entrenar, un periodo de acondicionamiento que en mi caso consta de cuatro etapas.

1. Buena alimentación: leer mucho.

Para cuidar tu cuerpo la alimentación es lo primero a vigilar. Los hábitos tóxicos tienen como consecuencia desánimo y falta de energía.

A la hora de escribir sucede lo mismo. Si llenas tu cerebro de telebasura ¿qué pretendes que salga de él? Leer muchísimo, viajar, rodearte de personas creativas, aprender cosas nuevas… En eso consiste en mi opinión la dieta más adecuada para alimentar tu escritura.

Cuando no escribía tampoco leía. No es casualidad. Escribir está profundamente ligado a la lectura. No creo que exista mejor taller literario que una buena biblioteca.
Sin duda verás que al alimentar tu creatividad de manera saludable comenzarás a sentir, como me pasó a mí, ganas de movimiento, ganas de escribir. Eso significa que la maquinaria ya está en marcha.

2. Ejercicio cotidiano: cuidar tu escritura en los pequeños gestos del día a día.

Tienes ganas de ponerte en forma. Buen punto de partida. Pero antes de cometer la locura de apuntarte a un gimnasio para machacarte desde el primer instante -y abandonar poco después- viene bien un breve periodo de aclimatación. Salir a caminar o correr, subir por las escaleras en lugar de en ascensor… Esos pequeños gestos hacen que te vayas acostumbrando a la actividad, que te sientas motivado y que quieras más.

En cuanto a escribir: cada día tecleamos decenas de mensajes de WhatsApp, emails, comentarios en blogs etc. Un buen punto de partida es cuidar al máximo el lenguaje en esas pequeñas comunicaciones cotidianas. Hacerte consciente de cómo te expresas es crucial.

Puedes probar a escribir un largo email a algún amigo que vive lejos, comentar y ofrecer tu opinión en los blogs que más te gustan… Nada trascendental, simplemente jugar con las palabras y los conceptos. Yo recomiendo que sean mensajes que alguien vaya a leer. Así te esmerarás y perderás de paso el miedo escénico, en caso de que lo sufras.

3. Rutina de entrenamiento: escribir cada día.

A estas alturas tu motivación estará por las nubes. Ahora es cuando un poco de disciplina te puede ayudar.

Una rutina de ejercicios, si se practica de forma regular y constante te impulsará hacia tus primeros logros. Lo que yo te propongo es sencillo: escribir cada día.

Muchas personas recomiendan hacerlo a primera hora, justo al despertar. Es el momento en el que tu censor interno aún está adormilado y no es demasiado puñetero.
Sin embargo puedes elegir el momento del día que prefieras. La cuestión es que sea un tiempo solo para ti y tu cuaderno.

¿Que por qué un cuaderno?

Casi nadie escribe ya a mano. Me parece lamentable, no solo por lo romántico y personal que resulta un texto manuscrito, sino porque al no hacerlo nos perdemos una serie de ventajas que un teclado no puede igualar. Escribir a mano conecta los dos hemisferios del cerebro y es un excelente ejercicio para desarrollar nuestras habilidades visuales motoras y cognitivas a la vez.

Elige un espacio de tiempo diario o una cantidad de páginas fija y escribe sin pensar. Poco a poco caerás en la cuenta de que en esos textos comienzan a aparecer ideas y razonamientos interesantes que querrás desarrollar. En ellos tendrás la base de tus futuros artículos.

4. Forzar la máquina: escribir con propósito y fuera de tu zona de confort.

Después de un periodo de entrenamiento regular estás listo para pasar al siguiente nivel. La comodidad convierte el ejercicio en aburrido. Cuando no siento agujetas después de un entrenamiento tengo la sensación de que podría haber hecho más y pienso: mañana forzaré la máquina.

¿Cómo se traduce eso a la escritura? Una forma de forzar la máquina es escribir con propósito. Plantearse retos ayuda a avanzar. Seguro que entre tus páginas ya hay anotado algún proyecto que te gustaría llevar a cabo. Escribir un pequeño ebook para tus suscriptores, una newsletter especial, algo estilo “proyecto 365″… Ni lo dudes. A por ello. Necesitamos motivación y metas para seguir adelante con toda la pasión de la que somos capaces.

Otra forma de forzar la máquina es acostumbrarse a escribir en lugares incómodos. Me encuentro en el autobús escribiendo estas palabras y junto a mí una pareja habla sobre lo peligroso que les parece el bidegorri (carril bici) de Bilbao. He llegado a un punto en el que las conversaciones y los ruidos no me impiden pensar y mucho menos escribir. Tal vez sea porque mi trabajo de oficina está situado junto a un colegio, quién sabe. Dejar que el momento presente se mezcle en mis textos no me molesta e incluso me gusta.

Pensar en la escritura en términos deportivos me sirve para esquivar los bloqueos. Cuando ando escasa de energía creativa me digo que simplemente necesito entrenar más y así evito entrar en modo drama. Recuerda que escribir debería ser una actividad gratificante.

Supongo que en estos momentos mi agilidad mental está en buena forma aunque no debo relajarme. Mi estado físico, en cambio, no tanto. En ese aspecto me temo que aún tengo mucho por hacer. Según mi sistema apenas acabo de llegar al nivel 3. Pero ese es un motivo más que válido para seguir progresando.

Cuéntame. ¿Qué te parece mi sistema? ¿Has probado alguna vez a escribir cada día? ¿te ha resultado sencillo? ¿Qué has aprendido de la experiencia?

¿Quieres potenciar tu escritura y crear un blog único?

Recibe mis píldoras semanales directamente en tu bandeja de entrada.

4 comments on “Mi plan de entrenamiento para escribir más y mejor

  1. Hola Nuria
    Me parecen muy acertados tus consejos.
    Siempre me propongo escribir un poco cada mañana (por la ventaja de escribir con el censor interior “adormilado”). Es un truco muy eficaz pero no siempre logro hacerlo porque me vencen las prisas y los preparativos para ir a la oficina.
    Tonta de mí, me prometo escribir a la mañana siguiente…y ese día no escribo nada, entrando en un modo de frustración.
    Así que voy a hacerte caso y escribir a cualquier hora del día. Teniendo ese momento para mí.
    A veces nosotras mismas nos ponemos la zancadilla. Buscamos una imposible perfección cotidiana.

    • Isabel, sé de lo que hablas. Yo creo que cada uno tiene sus biorritmos y hay que adaptar la escritura, como tantas otras cosas, al nuestro para evitar esa frustración que comentas. Tú haz lo que puedas y no seas dura contigo. Ánimo!

  2. Genial Nuria!
    Me gusta como lo transmites, muy bien!

    ´¨Animo con la parte física,

    Un abrazo!

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR