blog Frankenstein

Tu historia de fondo o cómo no crear un blog Frankenstein

Hoy tengo una confesión que hacerte. Una vez creé un monstruo. No me enorgullezco de ello pero tampoco lo oculto. ¿De qué sirve equivocarse sino es para aprender de los errores?

Siempre me he fijado mucho en los blogs de éxito. En cierta época rozando la obsesión.

Anotaba distintos elementos de todos esos blogs para copiarlos en mi propio proyecto. Creía que si les funcionaba a ellos debería también funcionarme a mí. Fusilaba una estructura aquí, una manera de escribir allá, un diseño acullá…

Utilizando este método llegué a construir un monstruo al más puro estilo Frankenstein.

Pero pronto me di cuenta de que el monstruo de Frankenstein sufre graves limitaciones cuando tiene que salir al mundo. La primera de todas es que le resulta muy difícil coordinar todos sus miembros ya que cada uno procede de un ser humano distinto. La mano derecha desea aplaudir mientras que la izquierda prefiere que le hagan la manicura. Además el andar le sale cojo y lento. Suele terminar en mitad de la calle, solo y perdido, de camino a la fiesta.

Y luego está la cuestión del aspecto. Por mucho que quiera el pobre monstruo no puede evitar que se noten las cicatrices de las costuras y que su apariencia en las distancias cortas resulte incómoda e incluso desagradable.

Un blog Frankenstein tiene poco futuro en este mundo enloquecido de internet y no suele contar con muchos amigos. Tomar algo que te gusta de un blog, añadir algo que te gusta de otro y así sucesivamente, da lugar a un puzle cuyas piezas no encajan.

Existe una razón para ello. A un blog hecho con pedazos de otros le falta cohesión. Le falta una historia de fondo.

A veces te dejas embaucar por tendencias marketinianas, modas y fórmulas de supuestos gurús y terminas creando engendros repletos de clichés que no aportan nada nuevo a nadie.

Piensas que hay que buscar ahí fuera la clave que de a tu blog ese punto único y no te das cuenta de que eso que tanto anhelas ya se encuentra en tu interior.

Para avanzar y atraer a tu gente vas a tener que dar algo de ti mismo. Tu blog va a reflejar tu historia, tu personalidad y tus opiniones. Tu historia de fondo será el hilo conductor de todo tu proyecto.

Y no hablo de que cuentes tu vida con pelos y señales. No se trata de eso. La historia de fondo es algo sutil, detalles sobre tu forma de comprender el mundo, tus motivaciones, tus sueños etc. Son pinceladas en tus posts, en tus textos y, por supuesto, en tu página acerca de. Esta será el centro que lo articula todo.

Las personas necesitamos saber que detrás de todo el contenido que nos resulta tan útil está la mano y el alma de otro ser humano imperfecto, soñador, con sus miedos, sus batallas perdidas y ganadas, como nosotros.

Y para eso tendrás que mojarte y exponerte. No sirve de nada crear una personalidad falsa de cara a la galería. De igual forma que ciertos animales huelen el miedo, los lectores de blogs olemos la falsedad o la copia a kilómetros.

Pero un blog Frankenstein no siempre surge por la simple copia deliberada. En mi caso también sucedió que no tenía claro cuál era el objetivo del proyecto y generé sin proponérmelo el engendro del que os hablo. Para evitar que esto te ocurra a ti conviene que te hagas tres preguntas clave:

¿Quién eres realmente?

Ojo. No me refiero a quién crees que eres, quién te gustaría llegar a ser o cómo te ven los demás. Busca ahí dentro. Quítate capas y creencias. Si eres sincero contigo podrás sincérate también con tus lectores. Ellos te verán como alguien auténtico, creíble y eso se notará en tu proyecto. Inspirar confianza es fundamental.

Yo misma realicé en su día este ejercicio de introspección y me ayudó. Darme cuenta de que en realidad no soy una artista, ni siquiera una artista frustrada, como yo pensaba, y que en mi interior no deseaba tener éxito en ese campo marcó un antes y un después. Supe entonces que simplemente soy una persona que disfruta escribiendo y que el Arte con mayúsculas no es lo mío, para bien o para mal. Lo creas o no bajar del pedestal y aceptarse da un subidón tremendo.

Qué quieres conseguir a largo plazo?

Aquí se trata de visualizar tu vida ideal y de discernir qué papel juega tu blog en ella. Cuantos más detalles describas mejor. ¿Quieres vivir de tu blog? ¿Prefieres que sea un complemento de tu actividad profesional? ¿Te conformas con un blog personal en el que ganar dinero no es relevante? Imagínate a ti mismo en ese futuro soñado. Como si tuvieses la capacidad de verte por un agujerito espaciotemporal. Si sabes hacia dónde quieres llevar tu proyecto será mucho más sencillo tomar decisiones que te conduzcan a tu objetivo.

Qué quieres conseguir a corto plazo?

Marcarse objetivos cercanos y concretos ayuda a ir avanzando de forma constante. Lo ideal es que cada cierto tiempo fijes tareas o logros que puedas conseguir en un periodo de tiempo relativamente corto. Eso sí. Se realista y cuida de que esos hitos estén relacionados con tu objetivo a largo plazo. Recuerda que quieres conseguir tu vida soñada, no alejarte de ella.

La respuesta a estas tres cuestiones será la brújula que guiará tus pasos y te ayudará a tomar decisiones dictadas por tu entorno sino por tu propósito personal.

Cuando te conoces realmente y conoces tu proyecto no te cuesta escribir textos que lo reflejen y eso marca la diferencia. Tu historia de fondo te hace real y creíble para tus lectores. Sea cual sea enorgullécete de ella porque es lo que diferenciará tu blog del resto.

¿Cuál es el objetivo de tu blog? ¿Qué acciones a corto plazo vas a llevar a cabo para lograrlo? ¿Cuál es tu historia de fondo?

¿Quieres potenciar tu escritura y crear un blog único?

Recibe mis píldoras semanales directamente en tu bandeja de entrada.

1 comment on “Tu historia de fondo o cómo no crear un blog Frankenstein

  1. Pingback: Tu marca personal en internet y la tortilla de patata perfecta - nuria·u

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR