corregir tus posts

¿Pelo de almohada? 10 consejos para corregir tus posts antes de publicarlos

Me da pánico salir de casa con pelo de almohada. Es una manía que tengo desde la adolescencia. Cada mañana me miro en el espejo desde todos los ángulos para comprobar que todo está en orden.

Da seguridad ponerse en marcha sabiendo que tu imagen es impecable, ¿verdad? Y que si te miran por la calle es porque gustas y no porque vas hecha unos zorros.

Vestirse a la carrera y salir sin mirarse al espejo, traducido al blogging, equivale a publicar un post sin revisarlo antes.

En el mundo editorial -lo sé de primera mano por mi trabajo- existe la figura del corrector de estilo, quien revisa y pule el texto antes de que pase a maquetación. Y después, con el trabajo listo para imprenta, es el editor quien vigila que todo sea correcto y esté en su lugar.

Y aun así se cometen fallos.

Puede que te haya pillado el toro esta semana y además confíes lo suficiente en tu escritura. “Un vistazo rápido y listo”. No te lo recomiendo.

Porque son muchos los detalles que hay que tener en cuenta y sabes que la impresión que se lleva quien te lee por primera vez depende en gran medida de tu forma de escribir.

Aquí van unos cuantos consejos para ese momento, a veces odioso, de la revisión.

1. Concentración

En tu blog eres tú mismo quien redacta, corrige y edita el texto. El peligro de que se cuelen fallos aumenta. Ya sabes: cuatro ojos ven más que dos.

Por eso la concentración es importante mientras revisas. Si no tienes mucho tiempo te recomiendo que trates de buscar aunque sea un cuarto de hora en el que nadie te moleste y, por favor, silencia los avisos del móvil.

2. Fuera perfeccionismo

No necesitas que tus posts sean perfectos ni dignos de un premio literario. El lenguaje en internet es una conversación más que una conferencia. Lo importante es comunicar y transmitir el mensaje de la manera más directa y clara posible. Pero no te obsesiones con la perfección. Relax.

3. Pulcritud y orden

Tus textos son tu fondo de armario.

Cuando conoces a alguien tu apariencia -lo quieras o no- pesa en la primera impresión. Así mismo, el que tus posts atraigan y sean digeribles es fundamental si quieres que los lectores vuelvan.

Por muy importante que sea lo que tienes que decir, si está mal escrito o desordenado les echará para atrás. Es duro pero cierto.

4. Empezar con buen pie

El título y el primer párrafo de un post son tu carta de presentación. Algo así como tu sonrisa cuando te presentan a alguien.

Si seduces con esa primera sonrisa querrán saber más de ti y continuarán leyendo.

Esto se puede conseguir de varias formas:

Un título descriptivo sobre el tema del artículo -como este mismo post- hace que el lector sepa en el acto si es o no de su interés. Pero también puedes crear un título que despierte su curiosidad. El ser humano es curioso por naturaleza.

En cualquiera de los dos casos ten en cuenta que el texto habrá de cumplir las expectativas que genera el título.

5. Claridad

Cuanto más fácil de leer sea tu mensaje más probable será que se comparta o comente.

Para ello repásalo varias veces a la caza de frases complejas, adverbios y adjetivos innecesarios. Simplifica todo lo que puedas y no te extiendas en explicaciones que no aportan.

Aunque utilices el storytelling en tus posts todo lo que cuentas debería estar justificado. El objetivo no es rellenar líneas ni contar tu vida. El objetivo es ayudar y solucionar las dudas o problemas de tus lectores.

A nadie le gusta que le suelten un rollo así que al grano. En esto menos es más.

6. Ritmo

El ritmo es la música mental que se produce al leer.

Se consigue mediante el uso de la puntuación y la extensión de las frases.

Las frases cortas sugieren acción y remarcan los puntos y las conclusiones. Las largas invitan a la reflexión y son más adecuadas para explicar. Aviso. Utiliza estas últimas con moderación ya que también hacen que el lector se disperse.

Lo ideal es mezclar ambos tipos de oraciones para crear ritmo deseado.

Una buena costumbre es leer en voz alta. Incluso grabarte y escucharlo después. Con ello te alejas del papel de autor y te haces una idea de cómo los demás percibirán el texto.
Si te cuesta leerlo, te parece monótono o te suena raro es que algo falla.

7. Repetición y cacofonía

Este aspecto tiene relación con el ritmo. Al leer en voz alta te llamarán la atención los sonidos repetitivos (cacofonía) y las palabras y expresiones recurrentes.

Busca sinónimos y formas distintas de expresar una misma idea. Eso enriquece el texto y favorece el ritmo del que hablaba antes.

Para facilitarte la tarea existen numerosos diccionarios de sinónimos en la red.

8. Ortografía y ortotipografía

No me voy a extender en cuanto a la ortografía ya que es algo obvio. Yo utilizo el corrector del procesador de textos, diccionarios de dudas, blogs de lengua como el de Alberto Bustos, la web de la RAE
Eso sí. Mucho cuidado con la función de autocorrección porque a veces juega malas pasadas.

La ortotipografía consiste en el uso correcto de los signos tipográficos y de puntuación. Por ejemplo: por mucho que quieras enfatizar algo, con un signo de exclamación basta (¡¡¡ESTO NO POR FAVOR!!!). Se ve cada cosa…

9. Apariencia

El diseño no es tan importante como el contenido. Sin embargo, también influye en la impresión global del lector.

Facilitar la lectura en todos los sentidos debe ser tu máxima. Separación entre párrafos, uso de encabezados y negritas, aire alrededor del texto, colores agradables, todo cuenta para que el ratito que pasen contigo se les haga cómodo y quieran volver. No lo descuides.

10. La traca final

Junto con el primer párrafo, el último es una de las partes más importantes del post. Es crucial para dejar un buen sabor de boca.

Te recomiendo que no termines tus posts cuando te cansas de escribir o ya has concluido tu explicación sin trabajar la conclusión.

Cuando te despides de alguien que te agrada quieres que esa persona se vaya con ganas de volver a verte. En tu blog igual. La intención última siempre es que tu lector repita. Eso se consigue de diferentes maneras. Aquí algunas ideas:

  • Un resumen del contenido del post: esta es una opción sencilla que nunca falla. Un ejemplo sería algo como: “En el artículo de hoy hemos visto algunos consejos a tener en cuenta para corregir tus textos…”
    Y después el call to action: diles a tus lectores lo que quieres que hagan a continuación. Comentar, suscribirse, explorar otros posts de tu blog…
  • Cerrar el círculo: mi forma favorita de terminar consiste en un breve texto que complete el planteamiento inicial a modo de conclusión y que refuerce el título. Me gusta la idea de que un artículo es como un círculo que se cierra cuando has terminado de leerlo.

Sé que la corrección de texto es una de las partes que más pereza da, sobre todo cuando andas justo de tiempo, pero ¿no le dedicas un rato cada mañana a cuidar tu aspecto antes de salir al mundo?

En internet tu imagen es el contenido de tu web. Cuidarlo es invertir en tu marca personal.

¿Qué te han parecido mis consejos? ¿Tienes alguno más que añadir? Cuéntamelo en los comentarios.

¿Quieres potenciar tu escritura y crear un blog único?

Recibe mis píldoras semanales directamente en tu bandeja de entrada.

8 comments on “¿Pelo de almohada? 10 consejos para corregir tus posts antes de publicarlos

  1. Algunos consejos pueden parecer una perogrullada, pero cuando te pones a leer según qué blogs -de los muy seguidos-, y ves el mal nivel de redacción… Caray, cuando ves que se incrementa la cantidad de lectores de tu blog, la consecuencia lógica debería ser precisamente prestar más atención y cuidado, y sin embargo parece que sucede todo lo contrario.

    Como lectora, el call to action me resulta lo más atrayente para cerrar un post. Los que cierran preguntando al lector por su opinión o por laguna propuesta, creo que que es lo que más invita a participar y comentarle.

    • No puedo estar más de acuerdo contigo. Si tu herramienta es la escritura qué menos que cuidarla.

  2. Wow! Me encanto el post y me has venido como anillo al dedo.

    Ya te he comentado que me ha gustado mucho el blog y el contenido, este post además lo necesitaba, creo que lo imprimiré como mis 10 mandamientos!

    Y NO soy de los que suele alagar los artículos, más bien soy un criticón de cojones normalmente.

    En fin quería pedirte que te pasaras por mi blog y a riesgo de parecer un aprovechado pedirte que leieras algo y me dijeras que fallos ves, porque me encanta la buena redacción, pero creo que soy un desastre consumado A pesar de creer que tengo mi propio estilo, creo que necesito que sea más accesible y digerible. Podrías ¿? :DD

    Si no, no pasa nada, me has dado cosejos que valoro muchisimo,

    Muchas gracias, creo que te irá muy bien!!

  3. Nada.
    Lo del pasarte por el blog me refiero a decirme en dos palabras que te parece, ni mucho menos a que te extiendas en nada. No te preocupes de verdad.
    El tema es que estoy en proceso de migración después del curso que acabamos de hacer con Angel, y me gustaria rescatar algunos de los artículos ya publicados (si valen la pena).

    Un abrazo!

    • Claro Kiko, me encantará echar un vistazo a tu blog y ayudarte en lo que esté en mi mano.

  4. Pingback: Tu marca personal en internet y la tortilla de patata perfecta - nuria·u

  5. Muchísimas gracias por tu blog Nuria, estoy en proceso de hacer un blog y no tengo mucha idea de como voy a escribir mis post.
    Un artículo muy interesante, claro y muy bien escrito y revisado, jiji!!
    Me gusta mucho tu blog y tu estilo!!

    • Gracias Lorena, me alegro de que te haya ayudado. Ánimo con tu blog y no te preocupes que lo más importante es la práctica.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR